Los derechos de la juventud


En Quebec, los derechos de sus hijos están protegidos por:

Como padres, usted tiene la responsabilidad de proteger a su hijo y garantizar su bienestar, seguridad, educación y desarrollo.

 
                                                                                                              

En los casos en que los padres no actúan por el interés de sus hijos, se aplica la Ley sobre la Protección de la Juventud (LPJ). Esta Ley prevé que la situación de un joven menor de 18 años debe ser objeto de una denuncia a las autoridades competentes cuando éste vive una situación que compromete o arriesga de comprometer su seguridad o desarrollo.

                                                             

Responsabilidad de los profesionales

Varios profesionales que trabajan con los niños (profesores, educadores, etc.) tienen la obligación de denunciar, al Director de la Protección de la Juventud (DPJ) de su región,

  • toda situación donde es legítimo creer que un niño está abandonado, descuidado, o víctima de malos tratos psicológicos o abusos sexuales o físicos;
  • toda situación donde un niño o joven no frecuenta la escuela, o se ausenta frecuentemente sin razón.

Función del Director de la Protección de la Juventud

El DPJ recibe la denuncia y procede a su evaluación. Después de un análisis, puede concluir que la seguridad o el desarrollo del niño no está comprometido, pero que los padres y el niño necesitan ayuda. En tal caso, debe informar a los padres de los recursos disponibles en su medio para obtener la ayuda que necesitan.

Si la seguridad o el desarrollo de un niño está comprometido, el DPJ se hace cargo de la situación del niño y determina las medidas que deben de establecerse para garantizar su protección y ayudar a sus padres a corregir la situación.

Ejemplos de casos en los cuales un profesional debe obligatoriamente hacer una denuncia al DPJ

  • Un profesor que tiene razones para creer que un niño sufre de malos tratos físicos o psicológicos;
  • Una persona que trabaja en un servicio de guardería, un Centro de la Pequeña Infancia o un “campo de día” que tiene razones para creer que un niño es descuidado a nivel físico o en cuanto a la salud;
  • Un médico o una persona que trabaja en la red de la salud, que tiene razones para creer que un niño es víctima de abusos sexuales.

¿Cuándo contactar a la Comisión de los Derechos de la Persona y de los Derechos de la Juventud?

La Comisión ejerce una función de vigilancia y de promoción de los derechos de los menores.

La Comisión puede investigar cuando tiene razones para creer que los derechos de un niño o de un joven –que ha sido objeto de una denuncia o que se encuentra bajo la protección de la DPJ– no se respetan.

​​​​ ​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​